Está descuidando su aspecto físico y no lleva el pelo cepillado.
 La Casa Real podría estar planeando hacerle un ERE y echarla el mes que viene.

 

Madrid, redacción.- Varios periodistas especializados en la Casa Real han advertido que, desde hace unas tres semanas, la perra de la reina no sale del Palacio de la Zarzuela. Está descuidando su aspecto físico y no deja que le cepillen el pelo, en lo que podrían ser los primeros síntomas de una fuerte depresión, o quizá peor, de una despresurización.

Los cronistas que conocen mejor las interioridades del palacio, como el periodista Luis Mierdafiel, achacan el problema al asunto Urdangarín,  o a la cohorte de princesas-azafatas que usualmente lleva el Rey en el avión para que le abran las latas de berberechos y así no mancharse los dedos.

Pero el problema también podría estar relacionado con al affaire del elefante muerto de un tiro en la nuca, un tema que causó mucho revuelo entre los rebaños del Rey de España.

En cualquier caso,  la perra de la Reina es muy sensible al mal ambiente de la Casa Real, y ya no quiere salir a orinar en la Gran Vía los sábados por la tarde, como era costumbre inmemorial desde tiempos del Rey Luis Javier IV El Amnésico (1.782-1.824).

Por su parte la revista “Tiempo” ofrecía una opinión bien distinta en su edición del sábado pasado. Conforme a esta versión, la Casa Real estaría de recortes presupuestarios, y se le esta preparando un ERE a “Blackie” pues Su Jamestad ha perdido interés por las perrillas y ahora está más interesada por los osos panda. Fuentes autorizadas de los juzgados de Madrid comentan extraoficialmente que para el mes de noviembre podría estar previsto el desahucio de “Blackie”, para el que los servicios sociales caninos ya estarían buscando una familia griega de adopción.