Con él se inaugura la dinastía de los Rodríguez Repollo y finaliza la de los Borbón.
 Su Alteza Real la Baronesa Trissen ya ha pedido comparecer ante los nuevos monarcas para “hacerles la pelota convenientemente”.

Elche, corresponsal.- El pasado martes el señor Atanasio Rodríguez Repollo fue coronado rey de España en su domicilio, en la Urbanización Viso de San Juan (Elche). Adoptó el nombre de Anastasio I.

La ceremonia se ofició en la más estricta intimidad por su cuñado Paco Rodríguez “El Tates”,  dando lugar a la nueva dinastía Rodríguez Repollo.

Poco después celebró una rueda de prensa en el Pub Pepe´s de esa misma localidad, donde se sirvieron canapés de chopped de Miky Maus acompañados con vino gran reserva Don Simón. Su Majestad Atanasio I declaró que “si un francés y una griega pretenden el trono español, más derecho tiene mi familia que llevamos 500 años dedicados al cultivo de la chufa en esta urbanización de mierda“.

Según los rumores la coronación ocurrió casi por casualidad, cuando la familia terminó de cenar, y los Rodríguez Repollo se pusieron a jugar con una corona de Burguer King mordisqueada por el perro. El cuñado recitó en broma la fórmula de la coronación (“Yo te nombro Rey de España“) sosteniendo la corona sobre la cabeza de Atanasio Rodríguez, pero la broma se estropeó cuándo El Tates resbaló con una patata frita y la corona acabó en la cabeza de su cuñado.

Con ello nació una nueva dinastía real, porque conforme al derecho dinástico español, la coronación se produce cuándo se pone la corona al tiempo que se pronuncia la fórmula. Y según la Constitución Española de Cádiz de 1.978 una coronación no es anulable, ni siquiera por el Tribunal de La Rota.

Según algunas fuentes del barrio, los Rodríguez iban algo achispados y ya se arrepientan de la coronación y de la guerra carlista que se les avecina. Sin embargo, se hará precisa la lucha en el campo de batalla para aclarar qué dinastía, los Rodríguez o los Borbón, se queda el trono de éste próspero país.