Gastan el doble que una familia normal de “pringados”.
La sentencia Juzgado de lo Eléctrico de Olot no es recurrible.

 

Olot, enviado especial.- Adam Peri, industrial catalán de 56 años, miembro desde 1.978 de la secta  de “Los Illuminati”, ha sido condenado a usar bombillas de bajo consumo por el Juzgado Provincial de lo Eléctrico número 3 de Olot.

Esto es Olot, o lo tomas, o lo dejas”, ha declarado el juez, haciendo un juego de palabras bastante pobre y que solo le ha hecho gracia al fiscal, el señor Tomás Siracusa, de origen inmigrante. El juicio ha sido seguido con profusión, no sólo por la prensa de Girona sino también por medios de comunicación del mundo entero, como las revistas “Guyenne Bricolage Magazine” y “Coser en la Anctartica Today“.

El señor Adam Peri, al conocer el final de su caso, declaró a la prensa convocada que respetaba la sentencia porque era su deber, pero que “mentalmente se cagaba en la puta calva del juez”. En palabras del señor Peri el excesivo consumo más bien procedía  “de los electrodos para la tortura, también los transformadores, la play, la wii, la psp, el secador de pelo de mi esposa y la maldita moto eléctrica de mi cuñado.”

La resolución judicial ha causado sorpresa en círculos judiciales vinculados a la IV Internacional Judicial Nudista, que ha emitido un comunicado de protesta. Tampoco ha sido bien recibida en la bolsa: en la de Londres el mercado secundario de moluscos preferentes  se ha hundido un 800 % llevando al pánico a los inversores.