Recibirán unos tickets parecidos a los “ticket restaurant” en los supermercados Lil.
 También tendrán barra libre en el complejo de Sheldon Adelson en Isla Perejil.

Redacción, Madrid.- Según ciertos rumores que corren por Madrid, el gobierno español ha firmado un tratado secreto con Alemania que entrará en vigor el próximo 1 de agosto de 2.012. Según el mismo los alemanes no pagarían nada en España hasta que se haya devuelto la totalidad la deuda externa, lo que se prevee que ocurra el mes de abril del año 2.245.

 Mientras tanto cada turista alemán que entrase por Mar, aire o tierra recibiría un talonario de vales o cupones parecidos a los “ticket restaurant” ya conocidos. También se repartirán en los bazares chinos de Alemania y en los supermercados Lil por compras de manteca de cerdo, el plato preferido de la Sra. Merkel. Con estos vales el turista podrá abonar sus consumiciones y compras de todo tipo en España, incluidos los pagos a ministros o secretarios de estado que hagan sus gestiones en gasolineras.

 Otros rumores señalan que los turistas tampoco pagarían en el islote de Perejil, cuando se abra en 2.014 el complejo de hoteles, casinos y aeropuerto que Sheldon Adelson tiene en construcción.

 El precio en cupones de las paellas de marisco lo fijaría la Guardia Civil en función del número de gambas (en la paella, no comensales), y la contundencia del color amarillo chillón con relación a una escala de Pantone heterologada. Habría demás un posible descuento por los pelos rizados que pudieran aparecer en paellas de valor bruto superior a 25 €/m2.

 Tras esta noticia, no se ha hecho esperar la respuesta del Sindicato de Camareros que Hacen Ver que No Ven (SCHVNV). Su delegado en Zaragoza el Sr. Rogelio Uotro ha manifestado que la medida del Gobierno resulta del todo inaceptable: “El sindicato va a extremar las medidas de respuesta, pudiéndose llegar a una huelga de miopías ficticias”.

 La bolsa de Londres ha reaccionado positivamente ante la noticia, y ha disminuido la volatilidad en las acciones de fabricantes de minas mariposas, que tanto preocupaba a los mercados.