Su primer bar se abrió en Móstoles en 1.965 y hoy ya tiene centenares en cada provincia.
 No pagan impuestos ni siquiera por los quicos de la barra.

Badajoz, redacción.- La agencia antifraude de la Comisaría Central de Badajoz está realizando una investigación según la cual el nuevo Papa Francisco podría ser el propietario de los cerca de 3.800 bares y restaurantes españoles que operan bajo el nombre “Bar Paco” y similares.

 Seis meses de investigación han revelado que tras los nombres comerciales “Casa Paco”, “Bar Paco”, “Bar Francisco” y sus derivados, “Francisco y hermanos”..etc están registrados a favor del obispado de Buenos Aires, del que era titular el actual Papa antes de ser ascendido y trasladado.

 De confirmarse el asunto sería la franquicia de restauración más grande de Españ, por encima de la, hasta ahora, número uno: el Banco de Alimentos. Y esta franquicia de bares-restaurantes, según fuentes de la investigación, no estaba pagando impuestos en España ni por los quicos de la barra, ni por IVA ni por nada.

 ¿Como ha esquivado a Hacienda el Papa Francisco I “El defraudador” durante estos años? El truco aparentemente es simple: El dinero se extraía de los locales y se cargaba en papamóviles con matrícula diplomática del consulado del Vaticano. El dinero viajaba en bolsas de basura con olor a pino de Castelgandolfo. En el aeropuerto más cercano un escuadrón de 15 o 20 ángeles recogería las bolsas, que tres o cuatro horas después, se entregarían en la planta ático de la sede epistolar en Buenos Aires.

 Según fuentes cercanas a la investigación, el Papa podría ser imputado por un delito de navegación aérea,  además de los centenares de delitos fiscales, en un procedimiento penal que dejaría a Barcenas y Urdangarín a la altura de Pocahontas.

 No obstante el acuerdo con el estado Vaticano del año 1.974 establece que el Papa podría optar por declarar desde el Vaticano por videoconferencia, o por escrito en latín, o contestar con una o varias viñetas de cómic, incluso mediante un ejemplar entero. Es recordado en éste sentido como el Papa Pío XXIVMC contestó a un requerimiento judicial del Juez italiano Joaquino Farlani remitiéndole un ejemplar de “El señor de los chupetes” de Superlopez, con anotaciones manuscritas en latín.